Por qué Sinergia Educativa

¿Por qué SINERGIA?

Del griego συνεργία, sinergia significa “cooperación”, trabajo en conjunto, unión de fuerzas para el logro de objetivos comunes, trabajo en equipo en pos de un sueño compartido.

Generamos espacios interinstitucionales para trabajar conjuntamente en la construcción de sociedades más pacíficas, solidarias y responsables. Bregamos porque la educación sea entendida como un derecho, una oportunidad y una posibilidad de que todos los  seres humanos puedan expresar su propia palabra, contar su propia historia y construir su propio futuro.

“Frente a los numerosos desafíos del porvenir, la educación constituye un instrumento indispensable para que la humanidad pueda progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social.”

Delors, Jacques. “La educación encierra un tesoro”. Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI. UNESCO. Madrid, 1996.

¿Qué entendemos por educación?

Tomando la idea del Informe “La educación encierra un tesoro” realizado para la UNESCO, entendemos a la educación (formal, no formal e informal) como una herramienta de transformación social, como un derecho y una oportunidad de crecimiento personal y profesional a la que toda persona pueda acceder.

Promovemos la idea de sinergia también en la educación, entendida como construcción colectiva donde la suma de experiencias, historias, relatos y saberes que cada estudiante trae consigo cierra el círculo áureo del acto de aprendizaje donde el docente es un facilitador que acompaña al estudiante en un proceso en el que todos tenemos siempre algo que enseñar y algo que aprender.

A diferencia de las teorías científicas (y las del sentido común) que presentan al conocimiento como un producto o una posesión de las personas, sostenemos que el conocimiento es también y fundamentalmente, una producción social. Es tanto el proceso como el resultado de una construcción social, al menos en tres sentidos: porque la creación de nuevos saberes es una actividad colectiva; porque la socialización y el desarrollo de las personas supone aproximarse a los conocimientos históricamente acumulados; y porque el aprendizaje, la construcción o reconstrucción de conocimientos que las personas realizan para conocer el mundo, se apoyan en un esfuerzo conjunto y en la interacción con otros.